Quinta-feira, 17 de Abril de 2008
Cuba: Salarios, productividad y eficiencia: lo que hay que hacer
Via: Unión Liberal CubanaPor Elías Amor Bravo, Valencia No pasa un día sin que se reciban nuevas informaciones procedentes de la Isla, relacionadas con las reformas introducidas por Raúl Castro.El anuncio realizado recientemente por el gobierno cubano de que los sueldos se van a establecer de acuerdo con la productividad, y que se suprimen por tanto, los niveles y restricciones que hasta la fecha habían venido fijándose para los empleados estatales (la mayoría de la población ocupada en el país, casi el 80% del total), es otra de las innovaciones que se vienen produciendo en las últimas semanas en esa especie de ola de reformas que pretende sacar a la economía y sociedad cubanas del marasmo del totalitarismo castrista.Cierto es que durante décadas, el régimen comunista cubano había reivindicado la política de igualdad salarial, sólo rota con los premios y recompensas que los trabajadores recibían en mayor medida por el cumplimiento a rajatabla de las órdenes recibidas, que por la eficacia en el desempeño. Siendo niño, aún recuerdo aquella “regla de oro” que recibió mi padre por su buen comportamiento y servicios prestados, que nos permitió volver a pasar las vacaciones de verano en una residencia que años antes había sido expropiada a la familia. Estábamos en la década de los años 60, en pleno fervor revolucionario, y doy por seguro que aquella recompensa fue muy bien recibida por todos, aunque es cierto que tan sólo uno o dos años después abandonábamos el país rumbo a la libertad, y todo aquello no fue más que un episodio perdido en la memoria de nuestra vida.Cimentar las bases de la retribución salarial en función de la igualdad, una de las máximas ideológicas del castrismo, está en el origen de buena parte de los males del sistema económico cubano y los efectos perniciosos que genera sobre el comportamiento de los agentes. Por supuesto que un médico es igual, en términos humanos, que un obrero del campo, pero el trabajo que se realiza, el servicio que se presta, la aportación a la sociedad, no puede ser igual. El error es creer lo contrario, y defenderlo de manera demagógica durante casi medio siglo de intervencionismo totalitario. Es cierto que el castrismo siempre se ha justificado en la palabrería marxista estalinista, y que, hasta cierto punto, la inversión que realiza el Estado en la producción de un médico es muy superior a la que se efectúa para un obrero agrícola, asumiendo que en Cuba nadie es dueño de su destino individual, sino que Castro lo domina todo. Pero eso, en modo alguno, justifica la capacidad directiva que siempre se ha tenido sobre los ciudadanos, impidiendo que trabajos diferentes perciban sueldos distintos.Los primeros cambios vinieron, como muchas de las cosas que ahora ocurren, con el advenimiento del “período especial”, y la necesidad de adoptar medidas de compensación para evitar un caos social. Los trabajadores que en aquel momento pudieron acceder a las joint ventures extranjeras, observaban como sus retribuciones, en dólares, alcanzaban proporciones muy distintas a las de los empleos estatales mal pagados e igualitarios que habían abandonado. Aunque el sistema de selección y colocación establecido por el castrismo primó en mayor medida la obediencia y el buen comportamiento, la semilla de un nuevo modelo ya estaba en un suelo abonado para los cambios. Nadie en Cuba pretendía conformarse con sueldos de 10 a 20 dólares mensuales.La situación parece que ahora ha cambiado. La posibilidad de usar moneda convertible, si se tiene acceso a ella, de realizar y mantener depósitos bancarios en dólares o euros, la utilización generalizada de medios de pago para el acceso a los bienes y servicios que se van liberalizando, plantea necesariamente, la conveniencia de modificar la estructura salarial. Hace tiempo que una familia cubana en la que nadie trabaja, pero que recibe remesas de sus familiares exiliados, se encontraba en una posición más favorable para acceder a una amplia gama de bienes y servicios que otra familia cuyos ingresos procedieran exclusivamente del empleo estatal. Ningún marxista en su sano juicio puede aceptar tamaña afrenta. Lo que ahora se acomete es una reforma de alcance que, de buen seguro, va a consolidar las diferencias que son precisas para que en una sociedad se produzcan los primeros procesos de transformación real hacia la acumulación de capital y la redistribución de la propiedad.Si los médicos cubanos, los profesionales de la ingeniería, telecomunicaciones, biotecnología, ciencias, observan que sus retribuciones se vinculan a la productividad y permiten alcanzar un nivel de gasto superior, van a modificar sus expectativas de consumo, al capitalizar esos mayores ingresos. De igual modo, las personas que ahora consideran que es mejor acceder a los empleos en el turismo o las joint ventures, de poca cualificación y que no exigen formación, van a cambiar posiblemente su perspectiva hacia la realidad social. No hace mucho tiempo, desde Granma se hacían eco de que cada vez son menos los jóvenes que desean acceder a la Universidad a cambio de buscar empleos como los referidos. No es extraño, si se piensa que las retribuciones que les esperan en los empleos estatales son mediocres, y con escasas posibilidades de futuro.Vincular salarios a la productividad y la eficacia en el desempeño es una buena idea, a la que habrá que prestar especial atención. El problema es que el aparato burocrático cubano y su estructura departamental, no va a poder mejorar la productividad o la eficacia de forma automática. Para ello, se requieren inversiones en tecnología, conocimiento, comunicación, orientación al cliente, incentivos, expectativas de mejora continua, de carrera profesional. Desde hace algún tiempo, Raúl Castro habla de las reformas en la administración para asegurar un mejor funcionamiento, pero no hay indicio alguno de por dónde pueden ir las medidas anunciadas. La estructura de la administración pública cubana es demasiado paquidérmica y endogámica, con estrechos vínculos al partido único y las asociaciones de masas, lo que no favorece en modo alguno su profesionalización y eficiencia. Pasarán años, sin duda, antes de que se pueda visualizar el resultado final, pero de lo que no cabe duda es que uno de los retos de la transición a la democracia en la Isla va a ser la reforma de la Administración pública y su definición como una organización al servicio de la sociedad y no para dominar a la sociedad. Quizás la pretensión de desnivelar los salarios y vincularlos a la productividad sea la solución final, pero antes es preciso atender a una serie de elementos que, si se obvian o no se atienden adecuadamente, puede suceder que las medidas, aun siendo adecuadas, no terminen produciendo los efectos esperados.

tags:

publicado por João Carvalho Fernandes às 09:30
link do post | comentar | favorito

1 comentário:
De Filipe Tourais a 21 de Abril de 2008 às 14:56
De forma alguma sou adepto do regime cubano, do seu igualitarismo ou do seu modelo de estatização total da economia. Da mesma forma que não me agrada o extremo oposto taylorista que se sugere na abordagem do texto. Principalmente numa época como a actual, no final de um ciclo neo-taylorista, em que os paradigmas de gestão baseados no desempenho e na sua avaliação por objectivos e da sua ligação à remuneração são cada vez mais questionados, a abordagem sugerida é, nessa medida, reducionista. Se não há fórmulas mágicas, a aplicação de uma fórmula que já deu provas de não servir deve revestir-se de algumas cautelas, sob pena de novo fracasso.


Comentar post

mais sobre mim
pesquisar
 
Fevereiro 2019
Dom
Seg
Ter
Qua
Qui
Sex
Sab

1
2

3
4
5
6
7
8
9

10
11
12
13
14
15
16

17
18
19
20
21
22
23

24
25
26
27
28


posts recentes

CHRIS GEOFFROY - A última...

BOLIVAR LUSÍADAS PROTAGON...

ANTÓNIO MEXIA - É SÓ COIN...

PROGRESSIVIDADE FISCAL

MENINAS E MENINOS DE OURO

CÂNTICO NEGRO - JOSÉ RÉGI...

ANTÓNIO COSTA, DEMITA-SE!

DESERTIFICAÇÃO...

MONUMENTO DE HOMENAGEM AO...

O ASTÉRIX QUE SE CUIDE!

Banner Publipt
arquivos

Fevereiro 2019

Junho 2018

Abril 2018

Novembro 2017

Setembro 2017

Junho 2017

Abril 2017

Março 2017

Janeiro 2017

Dezembro 2016

Novembro 2016

Outubro 2016

Setembro 2016

Agosto 2016

Julho 2016

Junho 2016

Abril 2016

Março 2016

Fevereiro 2016

Janeiro 2016

Agosto 2015

Abril 2015

Março 2015

Janeiro 2015

Novembro 2014

Setembro 2014

Maio 2014

Abril 2014

Março 2014

Novembro 2013

Outubro 2013

Setembro 2013

Agosto 2013

Julho 2013

Maio 2013

Abril 2013

Março 2013

Fevereiro 2013

Janeiro 2013

Dezembro 2012

Novembro 2012

Outubro 2012

Setembro 2012

Agosto 2012

Julho 2012

Junho 2012

Março 2012

Fevereiro 2012

Janeiro 2012

Dezembro 2011

Novembro 2011

Outubro 2011

Setembro 2011

Agosto 2011

Julho 2011

Junho 2011

Maio 2011

Abril 2011

Março 2011

Fevereiro 2011

Janeiro 2011

Dezembro 2010

Novembro 2010

Outubro 2010

Setembro 2010

Agosto 2010

Julho 2010

Junho 2010

Maio 2010

Abril 2010

Março 2010

Fevereiro 2010

Janeiro 2010

Dezembro 2009

Novembro 2009

Outubro 2009

Setembro 2009

Agosto 2009

Julho 2009

Junho 2009

Maio 2009

Abril 2009

Março 2009

Fevereiro 2009

Janeiro 2009

Dezembro 2008

Novembro 2008

Outubro 2008

Setembro 2008

Agosto 2008

Julho 2008

Junho 2008

Maio 2008

Abril 2008

Março 2008

Fevereiro 2008

Janeiro 2008

Dezembro 2007

Novembro 2007

Outubro 2007

Setembro 2007

Agosto 2007

Julho 2007

Junho 2007

Maio 2007

Abril 2007

Março 2007

Fevereiro 2007

Janeiro 2007

Dezembro 2006

Novembro 2006

Outubro 2006

Setembro 2006

Agosto 2006

Julho 2006

Junho 2006

Maio 2006

Fevereiro 2006

Janeiro 2006

Dezembro 2005

Novembro 2005

Outubro 2005

Setembro 2005

Agosto 2005

Julho 2005

Junho 2005

Maio 2005

Abril 2005

Março 2005

Fevereiro 2005

Janeiro 2005

Dezembro 2004

Novembro 2004

Outubro 2004

Setembro 2004

Agosto 2004

Julho 2004

Junho 2004

Maio 2004

Abril 2004

Março 2004

Fevereiro 2004

Janeiro 2004

Dezembro 2003

Novembro 2003

Outubro 2003

Setembro 2003

Agosto 2003

Julho 2003

Junho 2003

Maio 2003

Abril 2003

Março 2003

tags

todas as tags

favoritos

Dos sítios que valem a pe...

Fazer um cruzeiro: yay ou...

Hoje vou contar-vos uma h...

Boa Noite e Bom Descanso

links
Fazer olhinhos
blogs SAPO
subscrever feeds