Segunda-feira, 28 de Fevereiro de 2005
MAIS TRISTE DO QUE O QUE ACONTECE - FERNANDO PESSOA
Mais triste do que o que aconteceÉ o que nunca aconteceu.Meu coração, quem o entristece?Quem o faz meu?Na nuvem vem o que escureceO grande campo sob o céu.Memórias? Tudo é o que esquece.A vida é quanto se perdeu.E há gente que não enlouquece!Ai do que em mim me chamo eu!Fernando Pessoa

tags:

publicado por João Carvalho Fernandes às 21:24
link do post | comentar | favorito

O ENDIVIDAMENTO DAS AUTARQUIAS
Na semana passada foi algo falada, principalmente nalguns jornais, a diminuição do crescimento do endividamento das autarquias locais, que teria ocorrido pela primeira vez em muitos anos.Pois, pois... Só que se somarem aos números revelados o endividamento das empresas municipais, para-municipais e outras que tais criadas profusamente nos últimos dois ou três anos, conclui-se que o crescimento da dívida continua imparável... Gaste-se que alguém há-de pagar!

tags:

publicado por João Carvalho Fernandes às 08:07
link do post | comentar | ver comentários (2) | favorito

Sexta-feira, 25 de Fevereiro de 2005
$TREET MARKETS
Um site sobre bolsa, orientado pelo conhecido analista Rui Pedro, onde se podem encontrar artigos, comentários, índices, análises técnicas e um fórum de discussão.$treet MarketsRealço a opção "Gráficos" que dá acesso a uma poderosa ferramenta de Análise Técnica em Tempo Real. Colocando o ponteiro do rato por cima do gráfico do Nasdaq Composite , que aparece aberto por defeito, irão ver um pequeno menu sobreposto no cano superior direito do gráfico. Nesse menu cliquem em Setup e abrir-se-á uma nova janela com todas as opções para editarem o Gráfico. Desde o campo para mudar o ticker do gráfico,indicadores técnicos, ou mudanças de Time Frame. Qualquer opção que escolham, esta ferramenta abrirá sempre o gráfico em tempo real, seja desde o Intraday a 1 minuto até ao gráfico histórico no máximo de 50 anos. Poderão realizar Análises Técnicas, com centenas de indicadores diferentes nestes gráficos, para a grande maioria das empresas dos mercados Norte Americanos, Indíces Norte-Americanos, Europeus e Asiáticos, Futuros e Forex. Pena que o nosso mercado seja tão pequeno, que não consta nessas análises. Parabéns ao Rui Pedro por esta magnífica ferramenta para quem investe em bolsa!


publicado por João Carvalho Fernandes às 13:03
link do post | comentar | favorito

PARA UN INFANTE DIFUNTO
via:Unión Liberal CubanaLa muerte de Guillermo Cabrera Infante no significa sólo la pérdida de un gran escritor, sino del creador que por años representó la vanguardia literaria de la isla, el autor que influyó en diversas generaciones, el crítico y ensayista que amplió las fronteras culturales y artísticas y el intelectual que mantuvo siempre un debate ético y un enfrentamiento sin tregua contra el régimen de La Habana.cabrera.jpgCabrera Infante es una referencia obligada para conocer la cultura cubana durante más de medio siglo. Primero desde su labor de crítico cinematográfico, durante la dictadura de Fulgencio Batista; luego al agrupar a la avanzada cultural del país, al triunfo de la insurrección encabezada por Fidel Castro , en el semanario Lunes de Revolución; posteriormente, y ya en el exilio, publicando un conjunto de libros que conforman una memoria nacional que al tiempo que constituyen la mejor representación literaria de una época, definen un estilo al que ha sido necesario volver una y otra vez como punto de partida.Al mismo tiempo, esta labor literaria no se desarrolló ajena al destino político nacional. Cabrera Infante no era sólo el mejor escritor cubano vivo: también representaba la voz más poderosa entre los intelectuales anticastristas y en este campo constituía el enemigo más odiado por el gobierno cubano. Aunque siempre mantuvo una barrera entre sus textos políticos y literarios, la separación no impidió que fuera indispensable referirse a ambos aspectos de su labor, en una fusión entre el hombre y la obra que le ganó admiradores y detractores en todo el mundo.Lo mejor de Cabrera Infante no se limita a dos novelas ejemplares, una selección de cuentos donde hay varias obras maestras, tres libros sobre cine, varios de artículos y ensayos, otro de textos políticos, diversos guiones cinematográficos, una recopilación de crónicas de viaje, un conjunto de viñetas memorables y un estudio exhaustivo y singular sobre el tabaco, que originalmente fue escrito en inglés. Desde el momento en que comenzó a publicar sus crónicas de cine en la revista Carteles , en 1953, se colocó al frente de la vanguardia creadora de una nación con una tradición literaria y artística de gran riqueza, que a la vez estaba profundamente dividida entre lo culto y lo popular. Hizo trizas esta división artificiosa y demostró que la escritura más elaborada y compleja podía ser al mismo tiempo entretenida y llena de humor.Su primer libro de cuentos, Así en la Paz como en la Guerra (1960), abrió el camino de una literatura épica revolucionaria que tendría un gran desarrollo posterior, pero que hoy está totalmente agotada. Así en la Paz combina cuentos —la mayoría escritos antes del triunfo de la revolución— con viñetas que siguen el estilo creado por Ernest Hemingway —todas elaboradas en 1958—, donde la violencia se describe con objetividad fotográfica y ausencia de sentimentalismo. Fueron precisamente estas viñetas las que tuvieron una mayor influencia en la creación de una épica revolucionaria. Cabrera Infante renegó de este recurso posteriormente y excluyó otras viñetas similares de la versión publicada de la novela Tres Tristes Tigres (1967).Fue una decisión acertada (las viñetas aparecieron posteriormente en otra obra: Vista de Amanecer en el Trópico), que libró a los Tigres del contexto político y realzó su carácter universal. De haber continuado el contrapunto entre “realidad” y “ficción” iniciado en Así en la Paz, su influencia se hubiera limitado a un período de la narrativa revolucionaria. Los Tigres, por su parte, retoma otro contrapunto presente en la recopilación de crónicas cinematográficas publicadas en Un Oficio del Siglo XX (1962): el juego verbal y la ironía que transforman una recreación primera, elaborada a partir de una impresión que parte de la realidad pero la supera; la “ficción de la ficción” convertida en un cuerpo literario. Donde hubo una proyección de cine ahora hay una crónica de la función cinematográfica que se nos explica fue escrita por un ente ficticio del que se burla el antologísta, que es al mismo tiempo sujeto y objeto, burlador y burlado. Otras realidades —el habla, el amor, la cultura, la amistad y el sexo— serán sustituidas en otros libros por ese cronista que primero no se limita a contar y analizar la película, luego a hablar de amigos y amantes, después a describir la ciudad y los cines, sino que recrea un mundo propio que quiere compartir. Así traza el paso imprescindible de la descripción épica al imaginario urbano que salva del anquilosamiento a la literatura cubana. Mientras que la realidad del país se repliega en un molde estático, su literatura rompe con los moldes de una sociedad caduca y avizora el deterioro futuro de una transformación que se inicia. Recrea la decadencia en una forma revolucionaria inmune al decadentismo —en lo que encierra el concepto de artificioso— por la vitalidad de la prosa.La unión indisoluble entre lo culto y lo popular —presente desde el inicio en las crónicas sobre cine publicadas primero en la revista Carteles y luego en el periódico Revolución— logra su definición mejor en los Tigres. Al tiempo que la narrativa apela a los recursos más avanzados de la literatura mundial del momento, conquista al lector desde las primeras páginas. Este se identifica con los personajes y añora o descubre una época idealizada —en cuanto a que es producto de la imaginación del autor— y lee página tras página por encima de la fragmentación y las dificultades propias de la obra. De los Tigres puede hablarse en dos sentidos: de su valor como libro —objeto de consumo y placer— y de su importancia en la literatura cubana.A esta dualidad de la novela se une el hecho de que nunca se haya publicado en Cuba, el que por mucho tiempo estuviera terminantemente prohibida en la isla y de que aún en la actualidad circule de forma limitada.Un libro que recrea una época desconocida casi por completo para la mayoría de la población cubana, difícil de conseguir y de un autor condenado por el régimen, enfrenta un duro camino para mantener la popularidad. Por encima de estas dificultades para su difusión, la obra se ha convertido en un objeto de culto. En parte por la vida de su autor, pero fundamentalmente por sus valores propios.Como libro, los Tigres aún puede leerse como si hubiera sido escrito ayer. Sin que hayan logrado opacarlo los cientos de acontecimientos culturales y políticos posteriores, desde los vaivenes incesantes y macabros de la revolución cubana hasta el exilio de su autor. Aunque aún continúa siendo un libro huérfano de público en la patria de su autor, que persiste en la búsqueda de su lector natural, algo que sólo logrará con la desaparición del gobernante cubano.Se trata de uno de los textos más antipolíticos de la literatura cubana —y a consecuencia de ello, político—, donde el nombre de la Sierra evoca en primer lugar un cabaré y en que cualquier figura y tragedia política da pie a la parodia (ese “Trotsky fue un socialero. ¡Zumba, canalla rumbero!”). También uno de los más perseguidos. Es la recreación de una ciudad perdida escrita desde el inicio de la nostalgia, y quizá por ello conserva la vitalidad de la aventura, cuando el recuento es aún más goce que añoranza.Antes de los Tigres, los lectores cubanos no carecían de novelas en donde aprender la realidad social de sus diversas épocas. Lo que no había era un libro que uno leyera por el simple placer de repetir sus frases, imitar lo que dicen sus personajes o simplemente para copiarlo, plagiarlo de cualquier manera.Placer por la evocación de una época desaparecida, pero también gusto literario en su forma más pura. En este sentido, la novela contiene un relato ejemplar: Los Debutantes, un cuento que es en realidad la traducción de un cuento, y que para disfrutarlo a plenitud hay que leerlo en español al tiempo que se imagina al texto original en inglés.La importancia de los Tigres en la literatura cubana está dada en primer lugar porque es un texto que crea su propia poética —su propia normativa—, no en base al recurso tradicional de acudir a la poesía para encontrar el modelo literario en que sustentarse, sino de ir a la música —y específicamente a la música popular— en busca de sus fundamentos.Hasta entonces, la literatura paradigmática en Cuba era la francesa y la poesía la normativa a seguir. Los Tigres transformó ese panorama. A partir de él, no sólo la música popular, sino las formas artísticas puramente mercantiles —como los cómics y las películas clase B de Hollywood— pasaron a formar parte de un novedoso canon estético, alejado de los modelos europeos. Es precisamente en el antecesor señalado de los Tigres, Un Oficio del Siglo XX, donde Cabrera Infante manifiesta por vez primera no sólo un estilo propio sino una valoración al margen de los criterios tradicionales a la hora de juzgar al cine como “arte”. Esta transmutación de valores dio inicio a una corriente de desenfado e irreverencia que para bien y para mal sigue vigente en la literatura cubanaJunto con estos elementos disímiles, una forma nueva y más abarcadora de utilizar el humor. Se trata de un humor que sin dejar de ser parte de la idiosincrasia (palabra que Cabrera Infante detestaba porque decía tender a pronunciarla como indio sin gracia) cubana, rompe con el molde que atormentó a más de un ensayista célebre (o mejor dicho: celebrado en su época), entre realidad y escapismo, conciencia y choteo. Le otorga a la burla una cualidad existencial que la transforma no sólo en una vía para el conocimiento, sino en realidad ontológica. Una tabla de salvación que permite la supervivencia. Elevada de recurso popular —y crítica política del momento— a criterio estético libre de costumbrismo.Para ello tuvo que pedir prestado a los escritores ingleses esa habilidad para transformar la palabra, con la cual quizá trataron éstos de compensar la carencia en esa otra isla de grandes músicos luego de los madrigalistas. Cabrera Infante agarra este arte de la transmutación lingüística y lo incorpora a la apropiación literaria, en un país que tiene música para regalar (tanto a Nueva York y al Japón como a otras islas musicales caribeñas).Tras la publicación de los Tigres, vinieron dos libros de artículos y ensayos donde el juego verbal alcanzó su cima: O (1975) y Exorcismos de esti(l)o (1976). Luego, en 1979, aparece La Habana para un Infante Difunto. En esta nueva novela, la experimentación con la forma cede ante una estructura narrativa fragmentada en capítulos, que siguen un orden cronológico. Aunque se mantiene el elemento lúdico, el cual desborda en un final donde la fantasía desplaza a la enumeración de encuentros sexuales. La novela prosigue la recreación de la capital cubana, que debía continuarse en otros textos que han quedado inconclusos o inéditos, como La ninfa inconstante (un fragmento de ésta apareció en la revista Granta en español, invierno/primavera 2004).Si bien los Tigres destacan por abrir nuevas vías a la literatura cubana —y por crear una poética propia—, La Habana… es una obra de perfección, donde el interés fundamental es desarrollar al máximo los recursos que su autor domina con maestría. Puede señalarse en este sentido que la segunda novela de Cabrera Infante es mejor que la primera, aunque de menor influencia innovadora.Pese a que La Habana… carece de contenido político —y que su trama puede reducirse a la memoria imaginada de las aventuras eróticas del escritor en La Habana de los años 50—, el gobierno cubano hizo todo lo posible por impedir su reconocimiento internacional. Un ejemplo de ello ocurrió cuando el Instituto Italo-Latinoamericano concedió a Cabrera Infante su premio literario para el bienio 1993-94. El galardón se le otorgó por su trayectoria intelectual, pero especialmente por su novela La Habana para un infante difunto, publicada en traducción italiana con el título de L'Avana per un infante defunto. En la carta de protesta de la Embajada de Cuba en Italia —aparecida en el diario Il Messaggero del 8 de junio de 1995—, el embajador de Cuba en Italia, Mario Rodríguez Martínez, expresó que el premio se otorgaba “en los momentos en que Cuba lucha heroicamente por salvar su total y plena independencia”. Apenas hay que agregar que desgraciado (o mejor, afortunado) es el pueblo cuya lucha por “la plena independencia” depende de un reconocimiento a la versión en italiano de una novela de encuentros eróticos.Las críticas y ensayos cinematográficos de Cabrera Infante siguieron una evolución similar a su narrativa. Treinta y cinco años separan a Un Oficio… de Cine o Sardina (1997). Su tercer libro sobre cine (Arcadia todas las noches, una recopilación de ensayos sobre cinco directores apareció en 1978) es la obra de un escritor que analiza el cine y no el resultado de un cronista cinematográfico que se aprovecha de una película para hacer literatura, aunque sin dejar de ejercer la crítica.Esta nueva perspectiva, sin embargo, no implica una nueva aproximación al cine. En muchos casos, las diferencias entre ambos libros vienen dadas más por los cambios ocurridos en la industria que en los puntos de vista del autor.Es difícil de superar un libro como Un Oficio…, que crea un género. “Ha convertido la crítica cinematográfica en un género literario gracias a su riqueza verbal y a su imaginación”, dijo Mario Vargas Llosa en el acto donde se otorgó el premio Cervantes del año 1997 al escritor exiliado cubano.No sólo las crónicas cinematográficas que forman El Oficio…tienen un extraordinario valor literario. Algunas de ellas superan las películas que reseñan. Incluso en algunos casos, las versiones en español de algunos diálogos de referencia son superiores a los textos originales en la pantalla. Ejemplo de ello es la crítica de Infierno Verde (Wind Across the Everglades), donde Cabrera Infante no sólo logró reproducir en sus ejemplos el ambiente de la cinta, sino superar en calidad literaria al guión cinematográfico.El tiempo, sin embargo, no había pasado en vano, aunque no hubiera un águila sobre el mar para contemplarlo: Un Oficio… es el libro de las crónicas sobre el estreno de fin de semana, la película de matinée, la reposición en los cines de barrio y la muestra en la cinemateca y en el festival internacional. Ir al cine como actividad de entretenimiento fuera del hogar.Por su parte, Cine o Sardina es una recopilación de ensayos y artículos en que se reflexiona sobre los géneros y donde se analiza en detalle tanto las películas como la carrera de realizadores, actrices y actores. En ocasiones, el tono de Cabrera Infante es más moderado que el del G. Caín —el cronista entusiasta de Un Oficio…—, que con una frase glorificaba o destruía una película. A veces es hasta didáctico, como cuando nos habla del cine como arte, historia y espectáculo, donde destaca por encima de todas estas categorías culturales su valor de entretenimiento narrativo. Aunque la enseñanza nunca es aburrida, porque “instruye mientras deleita” —al decir de Chanito Isidrón, decimero ilustre.Son escritos que evidencian que su autor ha visto y vuelto a ver las películas en la tranquilidad del hogar, y luego reflexionado sobre ellas. Las pocas excepciones de películas vistas y presentadas en festivales confirman la regla.El acto de ir al cine se ha convertido en el hábito cotidiano de ver una o dos películas cada noche, en la televisión del cuarto. Entre uno y otro libro, media la invención del vídeo. El crítico ya no es esclavo de la función sino dueño de la cinta.Esta labor de narrador y crítico la desarrolló Cabrera Infante a contrapelo de la que por muchos años figuró como la actitud natural y “correcta” del intelectual progresista hacia la revolución cubana: el apoyo o al menos el silencio.Él fue todo lo contrario: comenzó a denunciar al régimen sin detenerse en las consecuencias que ello implicaba para la divulgación de su obra.Lo hizo desde Europa. No encerrado en una ciudad como Miami, donde hablar mal de Castro no es un ejercicio de estío. Más bien puede provocar el hastío al oír tanta tontería repetida a diario. Una Miami —es necesario decirlo ahora— que nunca lo aceptó, donde en cada viaje siempre encontraba a un idiota de turno dispuesto a lanzar una infamia.Por su parte, Castro y sus voceros —decir Cuba es una falsedad, nombrar a La Habana constituye un insulto— acumularon infamias contra Cabrera Infante. Lo intentaron todo: desde el disparate de excluirlo del Diccionario de la Literatura Cubana hasta la canallada de aprovecharse de sus conocidos estados depresivos para catalogarlo de “loco”. Siempre les sobraron los adjetivos a desalojo y destiempo: de “cavernícola” a “anexionista”.Este último calificativo fue el más vil de todos, cuando no hay una sola línea de sus libros y artículos que justifiquen tal afirmación. Nunca residió en Norteamérica, ni perteneció a organización política de ningún tipo, y mucho menos abogó en favor de la anexión de Cuba a nación alguna, ya fuera Estados Unidos, Marruecos o algún otro país con una Casablanca (menos aún una Casa Blanca) que le recordara la lanchita de Regla —o a la excusa que llevó a Rick Blaine a establecer su Café Américain en el desierto marroquí: “las aguas, todas las aguas”.Nunca fue necesario compartir todas sus opiniones políticas para afirmar su honestidad, que siempre se alzó por encima del oportunismo. Intransigente en sus puntos de vista, no cerró la puerta de su hogar en Londres a muchos escritores cubanos, estuvieran de visita o recién llegados al exilio.Por último, hay que señalar que Cabrera Infante constituye un caso único en la literatura cubana en otro aspecto. Sus principales novelas y libros de crónicas, artículos y ensayos se multiplicaron en las diversas traducciones —que en varios casos contaron no sólo con su colaboración sino con una labor creativa que los convirtió en textos independientes, al tiempo que interrelacionados. Sus guiones cinematográficos —que merecen un estudio aparte— fueron escritos originalmente en inglés, al igual que su libro sobre el tabaco Holy Smoke (1985). Esta suma creadora en dos idiomas hacen que en el futuro sea necesario volver una y otra vez a un autor que vivió en dos islas, pero siempre soñó con una ciudad única: La Habana para este Infante, ahora difunto.

tags:

publicado por João Carvalho Fernandes às 08:36
link do post | comentar | favorito

CORREIO
Está por responder o correio do último mês.

As minhas desculpas. Espero fazê-lo na próxima semana.

tags:

publicado por João Carvalho Fernandes às 07:49
link do post | comentar | favorito

Quinta-feira, 24 de Fevereiro de 2005
A MÃO INVISÍVEL
mi_btn_large.gifEm breve, também passarei a escrever aqui.

tags:

publicado por João Carvalho Fernandes às 19:19
link do post | comentar | ver comentários (2) | favorito

AI AGOSTINHO, AI AGOSTINHA,
QUE RICO VINHO, QUE RICA PINGA!JoaoPortugalRamosSyrah.jpgE eu que nem gostava particularmente de tintos, com este curei-me!Grande concentração aromática, 14,5% , que deriva de grande maceração pós-fermentiva!Muito potente, elegante e macio!Que rica pomada!João Portugal Ramos - syrah

tags:

publicado por João Carvalho Fernandes às 14:24
link do post | comentar | ver comentários (1) | favorito

O EQUILIBRISTA
ZOO06.jpgJARDIM ZOOLÓGICO DE LISBOA - 2004

tags:

publicado por João Carvalho Fernandes às 13:00
link do post | comentar | favorito

LA VIE C'EST COMME UNE DENT - BORIS VIAN
La vie, c'est comme une dentD'abord on y a pas penséOn s'est contenté de mâcherEt puis ça se gâte soudainÇa vous fait mal, et on y tientEt on la soigne et les soucisEt pour qu'on soit vraiment guériIl faut vous l'arracher, la vieBoris Vian

tags:

publicado por João Carvalho Fernandes às 08:11
link do post | comentar | favorito

Quarta-feira, 23 de Fevereiro de 2005
BLOG DOS MARRETAS
É hoje o segundo aniversário.Parabéns ao Waldorf e ao Statler. E digam lá ao Animal para continuar a escrever merdas como a que transcrevo a seguir, que nós lá no PND quando não temos mais nada para fazer vamos ler os textos dele. É do melhor...Blogue dos Marretas"Este programa teórico, arrancado com fórceps da filosofia francesa dos anos 80 e das teorias literárias, pretende des-construir, estilhaçar e expor os mecanismos manipuladores da linguagem visual, bem como os diversos níveis de significação ocultos na trama da mensagem. Baseando-se nas premissas de que a leitura é passiva, não-criativa, unidimensional, e que os leitores são subestimulados, demasiado preguiçosos para descobrir por si próprios que o significado da mensagem é incerto e variável, o design deverá espicaçá-los para a acção - removendo padrões de leitura típicos e familiares, criando obstáculos, diversões, falsas pistas - deixando bem claro que a procura da legibilidade e da transparência mascara uma atitude reaccionária contra o progresso, a mudança e a intervenção crítica."

tags:

publicado por João Carvalho Fernandes às 21:26
link do post | comentar | favorito

mais sobre mim
pesquisar
 
Fevereiro 2019
Dom
Seg
Ter
Qua
Qui
Sex
Sab

1
2

3
4
5
6
7
8
9

10
11
12
13
14
15
16

17
18
19
20
21
22
23

24
25
26
27
28


posts recentes

CHRIS GEOFFROY - A última...

BOLIVAR LUSÍADAS PROTAGON...

ANTÓNIO MEXIA - É SÓ COIN...

PROGRESSIVIDADE FISCAL

MENINAS E MENINOS DE OURO

CÂNTICO NEGRO - JOSÉ RÉGI...

ANTÓNIO COSTA, DEMITA-SE!

DESERTIFICAÇÃO...

MONUMENTO DE HOMENAGEM AO...

O ASTÉRIX QUE SE CUIDE!

Banner Publipt
arquivos

Fevereiro 2019

Junho 2018

Abril 2018

Novembro 2017

Setembro 2017

Junho 2017

Abril 2017

Março 2017

Janeiro 2017

Dezembro 2016

Novembro 2016

Outubro 2016

Setembro 2016

Agosto 2016

Julho 2016

Junho 2016

Abril 2016

Março 2016

Fevereiro 2016

Janeiro 2016

Agosto 2015

Abril 2015

Março 2015

Janeiro 2015

Novembro 2014

Setembro 2014

Maio 2014

Abril 2014

Março 2014

Novembro 2013

Outubro 2013

Setembro 2013

Agosto 2013

Julho 2013

Maio 2013

Abril 2013

Março 2013

Fevereiro 2013

Janeiro 2013

Dezembro 2012

Novembro 2012

Outubro 2012

Setembro 2012

Agosto 2012

Julho 2012

Junho 2012

Março 2012

Fevereiro 2012

Janeiro 2012

Dezembro 2011

Novembro 2011

Outubro 2011

Setembro 2011

Agosto 2011

Julho 2011

Junho 2011

Maio 2011

Abril 2011

Março 2011

Fevereiro 2011

Janeiro 2011

Dezembro 2010

Novembro 2010

Outubro 2010

Setembro 2010

Agosto 2010

Julho 2010

Junho 2010

Maio 2010

Abril 2010

Março 2010

Fevereiro 2010

Janeiro 2010

Dezembro 2009

Novembro 2009

Outubro 2009

Setembro 2009

Agosto 2009

Julho 2009

Junho 2009

Maio 2009

Abril 2009

Março 2009

Fevereiro 2009

Janeiro 2009

Dezembro 2008

Novembro 2008

Outubro 2008

Setembro 2008

Agosto 2008

Julho 2008

Junho 2008

Maio 2008

Abril 2008

Março 2008

Fevereiro 2008

Janeiro 2008

Dezembro 2007

Novembro 2007

Outubro 2007

Setembro 2007

Agosto 2007

Julho 2007

Junho 2007

Maio 2007

Abril 2007

Março 2007

Fevereiro 2007

Janeiro 2007

Dezembro 2006

Novembro 2006

Outubro 2006

Setembro 2006

Agosto 2006

Julho 2006

Junho 2006

Maio 2006

Fevereiro 2006

Janeiro 2006

Dezembro 2005

Novembro 2005

Outubro 2005

Setembro 2005

Agosto 2005

Julho 2005

Junho 2005

Maio 2005

Abril 2005

Março 2005

Fevereiro 2005

Janeiro 2005

Dezembro 2004

Novembro 2004

Outubro 2004

Setembro 2004

Agosto 2004

Julho 2004

Junho 2004

Maio 2004

Abril 2004

Março 2004

Fevereiro 2004

Janeiro 2004

Dezembro 2003

Novembro 2003

Outubro 2003

Setembro 2003

Agosto 2003

Julho 2003

Junho 2003

Maio 2003

Abril 2003

Março 2003

tags

todas as tags

favoritos

Dos sítios que valem a pe...

Fazer um cruzeiro: yay ou...

Hoje vou contar-vos uma h...

Boa Noite e Bom Descanso

links
Fazer olhinhos
blogs SAPO
subscrever feeds